Te ha ocurrido que por más que intentas motivar a tu hijo a realizar una tarea o una instrucción, no lo logras?Aquí les compartimos unos tips que les resultarán útiles para lograr enganchar a sus hijos con lo que ustedes quieren que hagan! La clave siempre está en la forma como los adultos nos comunicamos con ellos.

Es importante anotar que la atención del niño se centra en los objetos o acciones que le rodean que le resultan interesantes. Por lo que el interés es fundamental para que el niño preste atención a un objeto o tarea, y no a otro.

Es clave saber que a los niños les resulta difícil concentrarse dentro de una actividad monótona y poco atractiva, por lo que las instrucciones y las tareas que deseamos que hagan las debemos presentar de manera enérgica y divertida!

Si lo que quiero es que me escuche cuando le hablo, o le explico algo, es importante hablarle directamente, mirándole a sus ojos,  asegurándome que él también me mira y puedo preguntarle al finalizar qué entendió de la información que le acabo de dar para así garantizar su comprensión.

 

Por otro lado, teniendo en cuenta que su capacidad de atención es limitada, no debemos extendernos en las instrucciones, sino que tenemos que ser claros y concisos.

Es fundamental saber que si las actividades son “activas“, el niño estará más atento, es decir, actividades en las que tenga que hacer algo,  no simplemente observar o escuchar, puesto que en esos casos puede desconectarse e irse a jugar.

Finalmente siempre debemos acompañar el mensaje que transmitimos, de gestos y de comunicación no verbal. Recuerda que no solo hablamos con la voz, también transmitimos con nuestro cuerpo, con nuestras expresiones, con nuestras manos, etc. Así que trata de ser siempre lúdico y enérgico al hablarle para así motivarlo y cautivarlo con la actividad!