15 Mar 2018

Día a día crece la necesidad en las familias de contar con apoyos en el cuidado y la educación de los hijos. Frente a estas necesidades los padres cuentan generalmente con dos alternativas, una contratar una niñera para que acompañe los hijos en el hogar y dos ingresarlos a un centro infantil o sala cunas.

 

A continuación, explicaremos algunas de las fortalezas o puntos a favor de contratar una niñera que acompañe los hijos en el hogar, sin desconocer que luego de cierta edad es necesario que los hijos estén escolarizados para que se fomente la socialización y se adquieran los conceptos necesarios para el ingreso al colegio.

 

  1. Atención personalizada

En primer lugar, la atención de la profesional estará enfocada siempre en el niño. No se cuenta con grupos grandes para atender, sino que se atiende de manera personalizada las necesidades del niño que se cuida. Esta atención personalizada permite que las actividades que se realicen en casa sean más enriquecedoras y aporten mayores aprendizajes debido a que se realizan según los intereses del niño y se ajustan a sus habilidades y potencialidades de cada uno.

 

  1. Flexibilidad

En este caso la atención en casa resulta ser más flexible puesto que pueden realizarse cambios en horarios y ajustes en rutinas sin ningún inconveniente, adaptándose así a las necesidades de los padres en todo momento.

 

  1. Planeación de actividades

En casa cada niñera diseña un plan de trabajo que será elaborado teniendo como referente la edad y el momento evolutivo del niño que se está cuidando, por lo que el trabajo resulta siendo completamente personalizado y se trabaja sobre las necesidades de cada niño y de cada familia. Es importante anotar que la formación académica de las niñeras es la misma formación que tienen las docentes en los preescolares por lo que la calidad en las planeaciones y el enfoque pedagógico se conserva en la atención en el hogar.

 

  1. Horarios individualizados

En el caso de la rutina, la niñera la establece según la dinámica del hogar y los lineamientos de los padres. El niño no debe acomodarse a una rutina general de una institución, sino que es la niñera en conjunto con los padres quienes la estructuran y la ponen en práctica. Poco a poco y a medida que el niño va creciendo la rutina se va modificando y se organiza según las necesidades que vayan surgiendo en el camino.

 

  1. Salud

Sabemos que el ingreso al preescolar es una época de crisis para la salud de los hijos. Cuando se realiza un cuidado en el hogar, estamos alargando el proceso de ingreso al preescolar y de esta manera estamos permitiendo que nuestro hijo genere una mayor barrera de defensas que lo preparen para el posterior ingreso.

 

En síntesis, el contar con una niñera en casa permite hacer un acompañamiento más integral, más cercano y más completo de las necesidades del niño durante sus primeros años, puesto que es una atención individualizada y completamente personalizada.

 

logo-kanguritos