18 May 2021

¡Hora de preparar juntos algo bien delicioso para nuestros hijos! En esta ocasión tuvimos la oportunidad de contar con Hernán Montoya, chef profesional e internacional de la Escuela Mausi Sebbes de Buenos Aires, quien nos enseñó a elaborar unas paletas riquísimas.

¿Recuerdan la “caspiroleta”? Una mezcla de leche caliente, azúcar y trocitos de galleta que nuestras mamás hacían de una manera artesanal y que se convirtió en la base para lo que luego conoceríamos como helados o paletas.

Tomemos un bocado de nuestras tradiciones y preparemos felicidad utilizando los siguientes ingredientes:

  • 1 litro de leche.
  • 160 gr de azúcar.
  • 100 gr de leche en polvo.
  • 1 huevo.
  • 14 galletas de soda.

Preparación

Hervir el litro de leche o llevar al punto de hervor (pasteurizar la leche). Tritura las galletas e incorpóralas con la leche. Agrega el azúcar y mezcla. Antes de que la mezcla comience a hervir, toma la cantidad equivalente a un cucharón de ella y sepárala para posteriormente mezclarla con el huevo, ingrediente que se incorporará a la preparación y le dará textura.

Una vez hayas integrado el huevo a la mezcla, lo agregas de nuevo a la cacerola principal y bates enérgicamente para evitar coagulaciones y para que se incorpore correctamente a la preparación.

Una vez la mezcla se ponga densa y espesa, podemos concluir que ha llegado al punto de hervor. En ese momento podemos bajarla y quedará lista para reposar.

Nota: para acentuar mejor el sabor, se recomienda dejarla de un día para otro en el refrigerador.

Mientras reposa la preparación, puedes ir dejando listos los moldes de paleta con el dulce de tu preferencia: arequipe, mermelada, bocadillo, nutella o el dulce que prefieras. Unta alrededor de los moldes que quede veteado.

¡Volvamos a la mezcla! Ya reposada unos minutos, la viertes en la licuadora, agregas la leche en polvo y licúas bastante para generar cremosidad.

Espera alrededor de una hora a que el producto esté frío y agrégalo a los moldes para paletas.

¿Cuándo viene el palito? Luego de que las paletas lleven una hora en el congelador, es momento de poner el palito, de esta manera podrá quedar vertical. Regrésalos al congelador y ¡listo!

Disfruta de esta receta con tus hijos, estamos seguras de que les encantará. ¿Pero sabes qué es más divertido? Ver al chef Hernán Montoya hacer la preparación. Accede al video del evento que tuvimos en el siguiente enlace:

Post a comment