02 Feb 2024

En la educación, la comunicación es pieza clave. Y para poder llegar a tener una buena comunicación con nuestros hijos, contamos con una herramienta fundamental como lo es la lectura de cuentos. A través de ella, tanto padres como niñeras en casa, pueden enseñar múltiples habilidades cotidianas a los niños.

La educación en casa de nuestros hijos representa un reto en cualquiera de las etapas del desarrollo en la que ellos se encuentren. A lo largo de su crecimiento, los niños deben ir aprendiendo nuevas habilidades que les permitan integrarse paulatinamente con el mundo que los rodea, y sabemos que los niños desarrollan la mayoría de sus aprendizajes por medio de la observación, imitación e interacción.

Desde las tareas más sencillas, como aprender a ir al baño sin ayuda o lavarse los dientes, hasta las más complejas, como la comprensión del mundo que los rodea, suponen un reto de alta complejidad para los padres. Sin embargo, la solución puede ser más sencilla y divertida de lo que parece si seguimos una serie de estrategias para desarrollar múltiples habilidades en nuestros pequeños.

Aprender jugando

Es bien sabido que la herramienta más apropiada para el aprendizaje en niños es el juego. De este se desprenden un sin número de actividades que los padres (o la niñera en casa) pueden emplear como son los juegos de roles, indispensables para que nuestros hijos se pongan en los zapatos del otro, que también contribuyen a desarrollar la empatía y estimulan la imaginación.

De los juegos de roles se deriva una faceta que disfrutamos tanto adultos como niños: el disfraz. Aquí, podemos ser quien queramos ser y allí la imaginación de los pequeños vuela hasta las lejanías de la adultez. Resulta maravilloso ser bombero, astronauta, constructor, policía o veterinario (del que se puede aprender el amor por los animales) por un día pues se adquieren habilidades muy importantes que repercutirán en el futuro de cada uno de nuestros hijos.

Los títeres también son parte fundamental en la estimulación de la creatividad en los niños. Además, estimulan los tres canales de percepción: auditivo, visual y kinestésico (movimiento). Son muy sencillos de fabricar y en el proceso de elaboración pueden participar nuestros hijos. Basta con tener un calcetín viejo y dos botones para construir un personaje. Lo interesante de los títeres es su versatilidad: en los dedos, movidos por hilos, en la mano, en palitos de paleta o hasta un plato puede ser un títere.

Ya hemos explorado algunas de las estrategias más populares a la hora de implementar la educación en casa y enseñarle múltiples habilidades a nuestros niños, sin embargo ¿Sabes qué tienen en común todas ellas? El siguiente recurso se convierte en uno de los más importantes a la hora del aprendizaje en los niños, quizás sea el que debamos tener como primera opción.

El cuento como recurso principal

Mucho antes de que existiera la escritura, la transferencia de conocimiento se hacía de manera oral. Las historias que inclusive hoy en día tienen mucha relevancia se contaron hace cientos de años y se transmitieron de generación en generación a manera de cuento.

¿Sabías que la mayoría de las historias de Disney están basadas en la vida real? Pocahontas en realidad se llamaba Matoaka y era la hija del jefe de la etnia de nativos americanos Powhatan. De niña conoció al capitán inglés John Smith, quien relató en sus memorias cómo se conoció con la nativa. Aladdín se inspiró en Aladino, que hace parte de una recopilación de cuentos árabes -Las mil y una noches-.

Como estos dos personajes, ¡muchos más han salido generación en generación y llegan a nosotros gracias a este gran recurso literario!

Así pues, podemos decir que el cuento y la tradición oral está fuertemente ligada al ser humano, por lo que la disposición de nuestros hijos para escuchar historias maravillosas es casi innata.

Yolanda Reyes, escritora de literatura infantil colombiana, destaca que cuando los niños dejan de ser bebés y empiezan a andar de un lado a otro, sus lecturas se vuelven más exigentes. “Ya no les basta con descifrar imágenes sencillas de su entorno cotidiano, sino que necesitan historias que den cuenta de sus emociones, sentimientos y conflictos”, dice Reyes.

La lectura a temprana edad trae consigo múltiples beneficios para los niños a nivel emocional, social y cognitivo, sin embargo, se estima que solo el 50% de los padres leen con frecuencia cuentos a sus hijos. La falta de tiempo, el desconocimiento de las lecturas adecuadas o simplemente la percepción de falta de atención por parte de los menores desestimula lastimosamente la lectura.

Beneficios del cuento en los niños

Amplía el vocabulario. A temprana edad, los niños comenzarán a identificar palabras desconocidas para ellos, lo que mejorará sus habilidades comunicativas y de interacción con el mundo que los rodea.

Estimula el aprendizaje y la creatividad. Al igual que las anteriores estrategias, los cuentos estimulan la fantasía y la creatividad infantil, fortaleciendo en los niños la inteligencia y la memoria, lo que augura que en el futuro puedan rendir mucho mejor a nivel académico, ¡Algo con lo que todo padre sueña!

Fortalece el vínculo emocional padres e hijos. Sabemos que los papás y mamás mantienen una agenda apretada y en ocasiones son las niñeras en casa las que pasan mayor tiempo de lectura con los niños, sin embargo, recuerda que el tiempo que se le dedica a la lectura representa una experiencia emocional fuerte para los niños, mejorando la calidad de confianza y seguridad en la relación. Puedes ser quien refuerce los conocimientos de tus hijos aprendidos en otros espacios.

Mejora la concentración. Este es un punto muy importante para aquellos padres que se preocupan porque sus hijos se distraen con facilidad. Lo importante es saber escoger las lecturas adecuadas para no perder la atención del niño y, por el contrario, fortalecerla.

Mejora el pensamiento complejo. La lectura estimula las conexiones neuronales y despiertan en el niño la necesidad de cavilar situaciones que van más allá de lo cotidiano.

Desarrolla la autoestima. Nuestros pequeños habitualmente se identifican con los personajes de los cuentos, habitualmente con los héroes, facilitando la comprensión de todo lo que gira alrededor de ellos. Lo que le sucede a aquellos héroes en el cuento, le sucede a los niños en la vida real.

Esta estrategia, además, es muy efectiva para la enseñanza de hábitos tales como el cepillado de los dientes, ir a dormir, bañarse o comer saludablemente. Otros cuentos pueden enseñar de manera muy efectiva el significado de la pérdida de un ser querido o cercano. Es normal que los niños no entiendan aún el significado de la muerte y en ocasiones suele suceder con una mascota o un familiar. Distintos aspectos éticos y morales de la vida son explicados de una manera efectiva a través del cuento. Recuerda, es indispensable saber escoger la lectura adecuada para cada objetivo.

En Kanguritos hemos diseñado una lista de algunos cuentos que serán muy útiles para los niños que, por ejemplo, asumen la responsabilidad de ser el hermano mayor, entre otros que ayudarán en la tarea de los padres o de la niñera en casa de facilitar educación de los niños. Para tenerlos, solo tienes que hacer clic en el siguiente botón. ¡Disfrútalos mucho!